Este es un delito muy común del que se habla hace algunos años y es conocido por la sociedad, aun así, sigue siendo usado por los delincuentes de manera exitosa en la mayoría de los casos.
Una llamada es suficiente para confundir y engañar a las personas, quienes actuando de buena fé entregan sus pertenencias.

Cómo Funciona:

-Ubican como un blanco fácil a personas de edad, niños y señoras del servicio, pues son estas las más vulnerables.

-Realizan un seguimiento previo y exhaustivo a los miembros de la familia para saber en qué momento y cómo actuar.

-A través de una llamada telefónica, el delincuente engaña a la víctima para que voluntariamente entregue las pertenencias de valor, con el fin de sacar de apuros a algún miembro de la familia.

-El delincuente concreta una entrega inmediata de las pertenencias y huye del lugar.

Un Consejo: Trate de corroborar todo tipo de información antes de hacer caso a cualquier petición. Si sospecha de algo no dude en llamar a la policía.